La ceremonia de la luz

En la cultura andina, el mejor momento para las ofrendas a la Pachamama o Madre Tierra es al caer la tarde, en pleno ocaso de sol. La luz natural termina, comienza la noche, y es en este momento cuando esta diosa junto a los demás espíritus están más presentes. Las ofrendas se acompañan de unas velas blancas y al final, el fuego sagrado del ritual ilumina el espacio cuando la luz del sol se ha apartado del horizonte.

Como en la tradición de los Andes, en la tarde del 20 de diciembre de 2016 el abrupto sonido de los cuernos de vaca nos convocaba a la ceremonia. De repente, de la loma surgía danzante Cabeza de Vaca, como un ser mitológico de cuya espalda pendían decenas de lámparas tintineantes. Un rito de danzas nos unía a la Vega de Triana, aunque bien podríamos estar en cualquier lugar y en cualquier tiempo.

Un viaje a través de varias civilizaciones se nos abría camino en el huerto, pero la noche caía y la luz se antojaba necesaria. En cuestión de minutos, la luz se posó en nuestras cabezas camufladas bajo estopa y vegetación. A nuestro paso, alumbrábamos la tierra cultivada.

Con los artefactos luminosos ornamentados por la artista sueca Anna Jonsson caminábamos en procesión para continuar con el ritual que, casi sonámbulos, llamaba nuestra atención. Conectábamos así, de forma inesperada, con una vieja tradición escandinava que celebra el solsticio de invierno, momento en que los días comienzan a tener más luz.

En nuestra ceremonia ambulante exploramos diversos lugares, culturas y tiempos, en una procesión, con un cante de trilla y un bodhrán celta, constatando que de norte a sur el ser humano está ligado a la tierra y venera la naturaleza. Al final del viaje, nos unimos a la celebración de la luz mientras la dirigíamos con nuestras miradas.

CRÉDITOS LUCES DE BARRIO TRIANA

Promotor: Hábitat Urbano del Ayuntamiento de Sevilla / ICAS
Comisariado: Nomad Garden
Producción: El Mandaito
Relatoría transmedia: Surnames
Diseño y coordinación: María Cabeza de Vaca y Fran Pérez Román
Diseño y fabricación de elemento central: Anna Jonsson
Música: Eloisa Cantón y Rocío Guzmán
Colaboradores: Hortelanos de los huertos de la Vega de Triana

Un artículo de

Surnames

En Surnames nos gusta decir que somos narradores, quizás porque lo que más nos gusta es relatar, contar historias. Historias en palabras y en imágenes, a golpe de teclado, pero también a lápiz, no somos nativos digitales y aún conservamos algún que otro sacapuntas. Hacemos historias de 60 minutos, 10.000 o 140 caracteres. Historias para ser leídas, narradas, oídas o miradas. Practicamos eso que se llama “transmedia storytelling” y nos gusta practicarlo acompañados, cuanta más gente, mejor. Nuestro reto en este proyecto es conseguir que el “Cuaderno de bitácora” de ‘Luces de barrio’ se llene de voces y puntos de vista diferentes. Que conozcamos ‘Luces de barrio’ desde la mirada de sus comisarios, Nomad Garden, y de los diferentes creadores que proponen las intervenciones de luz en cada uno de los huertos urbanos, pero también, que hablen los habitantes y cuidadores de estos espacios excepcionales, oasis de las ciudades. Así, a lo largo de este proceso, hemos ido reclutando (y seguimos reclutando), con ayuda de todos los implicados, relatores a la causa, relatores de entre los huertos, relatores de entre los participantes de los talleres, relatores de entre aquellos que pasaban por ahí. Esperamos que disfrutéis de todas las miradas de este ‘Cuaderno de bitácora’, que hemos desarrollado junto a Apartamento y en el que también iremos incorporando nuestra propia mirada y nuestras propias historias. Puedes encontrar casi todo lo que hacemos en Surnames en www.surnames.com.es

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *